COMO TRABAJO

A la hora de ser contratado para registrar una boda procuro generar un vínculo con los novios, de modo tal que el día del evento nos sintamos con mucha confianza para que todo fluya como entre amigos.

Para eso realizamos una sesión pre boda unos meses antes en algún lugar que a ustedes les guste. Puede ser una playa, en el campo, en un parque o en ese lugar que pueda ser especial para la pareja.

En esa instancia realizamos un lindo book de fotos descontracturadas, sin poses, caminando, jugando, conociendo la cámara y conociéndonos entre nosotros.

Busco fotos naturales que los muestren como son y que muestren lo mucho que están disfrutando el momento.

A medida que avanzan en la organización de su fiesta, me gusta que me vayan contando todos los detalles para estar bien informado y hasta me animo a tirar algunas ideas para ayudarlos.

 

El DÍA DE LA BODA

 

Nervios desde la mañana. Sí, igual que ustedes e igual que el día de mi boda, pero tranquilos, todo será maravilloso.

Ese día los acompañamos en la preparación de la novia y del novio. Ya que el horario es el mismo, le pido ayuda a un gran colega y amigo que también estará ayudándome en la ceremonia y la fiesta.

Durante la preparación de la novia, que seguro estará acompañada de familiares y amigas, suceden muchas cosas que no se pueden perder, por lo que estaré desde bien tempranito registrando todo.

En la ceremonia nos movemos constantemente y de lado a lado buscando gestos, miradas, movimientos, no nos puede faltar nada.

Luego… la fiesta, disfrutar, fotografiar y nada más. Hasta que no se vaya el último invitado, no nos vamos nosotros.

 

CEREMONIA CIVIL

 

Allí estaré durante toda la ceremonia, ya sea en el registro u otro lugar y si hay reunión y brindis, también habrá fotos.